“Ready Player One” de Ernest Cline

Publicado por

No vamos a negar que el libro que os recomendamos esta semana ocupa un lugar privilegiado en nuestra biblioteca.

No sabemos decirte si es por lo original de la historia, por lo magníficamente narrado que está, por la atmósfera que envuelve la historia y que te hacer sentir que acompañas a Wade a cada paso que da en Oasis, o por la cantidad de referencias a películas, series, música y videojuegos de los 80 o 90.

Os estamos hablando de Ready Player One, escrito por Ernest Cline y que narra las aventuras de Wade Watts, un huérfano al que le ha tocado vivir el ocaso de nuestro planeta, allá por el año 2044 y cuya única vía de escape es Oasis, un mundo virtual donde todo el mundo se refugia para huir de lo que le rodea.

El creador de Oasis, James Halliday, dejó preparado un juego tras su muerte cuyo premio sería toda su fortuna y el control de Oasis.

Y es La Cacería la que sirve de hilo conductor de está fascinante historia, llena de personajes increíbles y una historia original como muy pocas hemos leído.

Estamos en el año 2044 y, como el resto de la humanidad, Wade Watts prefiere mil veces el videojuego de OASIS al cada vez más sombrío mundo real. Aseguran que este esconde las diabólicas piezas de un rompecabezas cuya resolución conduce a una fortuna incalculable. Las claves del enigma están basadas en la cultura de finales del siglo xx y, durante años, millones de seres humanos han intentado dar con ellas, sin éxito.

De repente, Wade logra resolver el primer rompecabezas del premio y, a partir de ese momento, debe competir contra miles de jugadores para conseguir el trofeo. La única forma de sobrevivir es ganar, pero para hacerlo tendrá que abandonar su existencia virtual y enfrentarse a la vida y al amor en el mundo real, del que siempre ha intentado escapar.

Y por si fuera dentro de dos semanas, el 25 de marzo, se lanza la segunda parte titulada “Ready Player Two”.

El libro ha sido editado por Nova en forma tapa blanda con solapas y tiene una extensión de 480 páginas. La traducción corre a cargo de Juanjo Estrella.

Un comentario

Los comentarios están cerrados.