“Proyecto Hail Mary” de Andy Weir

Publicado por

Esta semana os vamos a mandar al espacio, concretamente a bordo de la nave del Proyecto Hail Mary para que acompañemos como testigos de todo lo que le ocurra a Ryland Grace, astronauta de esta nave.

Lo malo es que al principio no nos va a dar muchas información, no sabe porque está en la nave, que misión tiene, su destino, la finalidad, la meta… No sabe nada.

Bajo esta premisa Andy Weir nos devuelve al mismo tipo de historia que tan buenos resultados le dio en “El marciano” y debemos decir que la nueva novela está a la altura de lo esperado. Volvemos a tener ciencia, volvemos a tener un astronauta, y volvemos a tener una historia donde no vamos a tener ni un momento de descanso.

Sin contar con que las sorpresas que nos regala el libro en el primer tercio de la novela va in crescendo hasta la revelación final, que te aseguramos que te dejará con la boca abierta.

Sólo podemos decirte que tienes que leer Proyecto Hail Mary, así, sin más.

Ryland Grace es el único superviviente en una misión desesperada. Es la última oportunidad y, si fracasa, la humanidad y la Tierra misma perecerán.

Claro que, de momento, él no lo sabe. Ni siquiera puede recordar su propio nombre, y mucho menos la naturaleza de su misión o cómo llevarla a cabo.

Lo único que sabe es que ha estado en coma inducido durante mucho mucho tiempo. Acaba de despertar y se encuentra a millones de kilómetros de su hogar, sin más compañía que la de dos cadáveres.

Muertos sus compañeros de tripulación, y a medida que va recuperando confusamente los recuerdos, Grace se da cuenta de que se enfrenta a una misión imposible. Recorriendo el espacio en una pequeña nave, depende de él acabar con una amenaza de extinción para nuestra especie.

Sin apenas tiempo y con el ser humano más cercano a años luz de distancia, habrá de conseguirlo estando completamente solo.

¿O no?

La novela ha sido editada por NOVA en formato tabla blanda con solapas y tiene una extensión de 544 páginas. La traducción corre a cargo de Javier Guerrero Gimeno